Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]

En Español


Leyendo "La caverna" de José Saramago

Quarta-feira, 17.08.11

fjs“La caverna”, cuyo autor es José Saramago (portugués), es la primera novela que produce después del Premio Nobel, que recibiera en 1998. Producción que –sin dudas- provoca en el lector desafíos intelectuales; para rearmar, como si fuera un puzzle, las diversas reflexiones y demostraciones que se desatan en la historia de vida de una familia de artesanos, en pleno proceso de desarrollo de la sociedad consumidora y globalizadora del momento.

Es, en realidad, una producción literaria de diferente escala e intensidad y con varios pretextos, en la que el autor valiéndose de la explicación metafórica de su homónima “La caverna” del filósofo griego Platón, libro VII de “La República” nos proporcionará una mirada atenta del mundo contemporáneo y suministrará riqueza solo si se descubre lo que se nos quiere decir.

En Platón, para acompañar al lector, se ilustra la situación del hombre en relación con el conocimiento, a través de la captación de dos mundos existentes: el mundo sensible (conocido a través de los sentidos) y el mundo inteligible (solo puede ser alcanzado por el uso exclusivo de la razón). En Saramago, el pretexto nos hará reflexionar, dudar, volver a pensar y decidirnos por iniciar otro modo de vivir, pese a “la naturalización” de determinadas maneras de construir la vida y a que, no todos, logran vislumbrar esa otra lógica que existe.

Dos espacios –por su parte- el agrario artesanal y el Centro Comercial, altamente tecnificado, que ofrece múltiples maneras de ocupar un tiempo vacío con atractivos beneficios volátiles y un consumismo de escasa duración; estarán diseñados para que los personajes, no sin dolor, se muevan en ellos. Y un tercero en el que no se mueven; pero afecta: el cinturón industrial, espacio de producción y contaminación ambiental, donde se fabrica el plástico, sustituto del barro.

Cipriano Algor, el alfarero, cuyo apellido significa “frío intenso del cuerpo y preanuncio de fiebre”, de sesenta y cuatro años vive en las afueras de la ciudad junto a su hija Marta y su yerno Marcial Gacho, quien “todavía no ha llegado a los treinta” y cuyo apellido significa “la parte del cuerpo del buey en que se asienta el yugo” es guardián de seguridad en el Centro Comercial. Este matrimonio disfrutan de estar juntos “seis noches y tres días de cada mes” lo que resulta ser una muestra de la actualidad: quienes trabajan en esos Centros, para sobrevivir, se ven impelidos a anular la zona mayor designada a la intimidad.

No obstante, Saramago construye a sus personajes con capacidad potencial para expresar afectos, gestos de ternura; y ejemplo de ello son el abrazo de suegro y yerno, los besos y diálogos afectivos entre padre e hija, la amorosa relación matrimonial, el tratamiento a Encontrado, el perro, el amor que surge entre Cipriano (viudo) e Isaura Estudiosa/Madruga (viuda), ante la ignorancia de que “llevan pegados apellidos insólitos”.

Por otra parte, y si retomamos los pretextos en esta novela, justo es decirlo, las variaciones de un mismo tema, la caverna, en dos autores de valía: Platón y Saramago, muestran coincidencias y algunos episodios en el marco de la alegoría que, sin embargo, dan el más auténtico testimonio de la realidad contemporánea en uno y; en el otro, el valor de las temáticas fidedignas al meditar, reiterada y encarnizadamente sobre cuestiones sustanciales para y por el hombre.

El Centro Comercial es la caverna y es, allí, donde azorados unos antes; y otros después serán testigos de la historia de los procesos de explotación y exclusión en los que se ha visto a hombres y mujeres padecer. Y Saramago, en el descubrimiento que realizan yerno y suegro (uno por acatar y el otro por curiosidad) en ese espacio comercial, presentará la petrificación humana aún cuando la tiene frente a sus ojos (muchos ven solo sus sombras).

Cipriano Algor es la otra clave y el otro punto de unión. “¿Cómo es posible que me haya dejado encerrar durante tres semanas sin ver el sol y las estrellas?” Saldrá; pero no solo, cuando percibe el desastre, al igual que los prisioneros de Platón; descubrirá, finalmente, que hay otro mundo posible.

Además, Cipriano ha tenido el privilegio de conocer, por edad y experiencia, el mundo de las ideas y de ellas, cuando cabe la ocasión, las enuncia: sabe lo que es correcto, hábil razonador e inteligente no le escapa al enfrentamiento con las miserias humanas y, como el filósofo que interpreta en esta historia, a los que no ven la realidad trata de hacerles ver qué es lo justo y lo bello. En este no ignorar de Cipriano, también, percibirá que lo que ofrece el Centro a la gente es el conocimiento de la desaparición de una serie de valores.

En cuanto a los cuatro niveles de conocimiento ofrecidos por Platón, Saramago, hará de Marcial, el yerno, el prototipo de quienes se conforman con observar sombras al igual que los otros que en él habitan, por disposiciones de los dueños del Centro por severas disposiciones impuestas en un Contrato, que como tal los ata más que darles libertad y placer. Lo que está afuera del Centro, es decir, la ciudad será el mundo sensible; Marta, esposa de Marcial e hija de Cipriano (quizás por esos dos vínculos) fluctuará entre las sombras y el conocimiento final.

Por último, en cuanto a los aspectos formales de la novela, Saramago no ha eludido el monólogo interior, su preferido, es decir, evita los diálogos; pero aunque resulte difícil su lectura, gana la historia en agilidad y sus personajes están más identificados. Cerrar la novela tras su última línea, nos dejará pensando y quizás muchos comencemos a meditar en que otro mundo es posible, a pesar de algunos acostumbramientos inevitables a los que nos ha “asegurado” y “encadenado” el universo contemporáneo.

Diario de Bariloche

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado por Fundação Saramago às 20:19





Em Destaque

Ver todas as notícias

Amigos da Fundação José Saramago


Livraria/Loja da Fundação José Saramago


Sons da Fundação


Ainda

Ver todas as notícias

Blimunda


Serviço educativo



A Fundação
Somos o que diz o papel que José Saramago assinou em Lisboa em 29 de Junho de 2007. Somos a Fundação José Saramago.
Saber mais | E-mail

Pesquisa

Pesquisar no Blog  

A Casa dos Bicos

A Casa dos Bicos, edifício histórico do século XVI situado na Rua dos Bacalhoeiros, em Lisboa, é a sede da Fundação José Saramago.

A Casa dos Bicos pode ser visitada de segunda a sábado, das 10 às 18h (com última entrada às 17h30).
Ler mais


A Casa José Saramago em Lanzarote

A Casa feita de livros pode ser visitada de segunda a sábado, das 10 às 14h30. Também pode percorrê-la virtualmente, aqui.

Receba a nossa newsletter


#saramago no Twitter



Arquivo mensal

  1. 2014
  2. J
  3. F
  4. M
  5. A
  6. M
  7. J
  8. J
  9. A
  10. S
  11. O
  12. N
  13. D
  14. 2013
  15. J
  16. F
  17. M
  18. A
  19. M
  20. J
  21. J
  22. A
  23. S
  24. O
  25. N
  26. D
  27. 2012
  28. J
  29. F
  30. M
  31. A
  32. M
  33. J
  34. J
  35. A
  36. S
  37. O
  38. N
  39. D
  40. 2011
  41. J
  42. F
  43. M
  44. A
  45. M
  46. J
  47. J
  48. A
  49. S
  50. O
  51. N
  52. D
  53. 2010
  54. J
  55. F
  56. M
  57. A
  58. M
  59. J
  60. J
  61. A
  62. S
  63. O
  64. N
  65. D
  66. 2009
  67. J
  68. F
  69. M
  70. A
  71. M
  72. J
  73. J
  74. A
  75. S
  76. O
  77. N
  78. D

Subscrever por RSS


TripAdvisor

Parceiros institucionais:

Parceiro tecnológico:

Granta