III Foro Saramaguiano de Teoríaa y Crítica Literarias – Conclusiones

Como una primera breve reseña de lo vivido transcribo aquí algunos comentarios de asistentes y expositores:

Parafraseo a Dora, una asistente (entre comillas sus palabras exactas):

“A mí se me ocurre que la historia de la humanidad” es/debe ser abordada por: “una suma de disciplinas” Porque estudiar la historia del hombre en “líneas separadas no sirve” y el papel conciliador lo tiene la literatura “la literatura tiene un papel preponderante en esto.” (Dora Kaufman de Saal, 79 años, lectora de Saramago desde hace muchos años y fiel seguidora del equipo saramaguiano desde el 2004, durante el 2008 y el 2009 asistió a las clases de la Cátedra Libre José Saramago y a todos los talleres de lectura, talleres que surgieron como pedido suyo al finalizar el primer foro en el 2004).

“Saramago utiliza la literatura como un medio para alcanzar un fin: despertarnos.” (Osvaldo José Casero, profesor de portugués en la Facultad de Lenguas de la Universidad Nacional de Córdoba, asistente al III foro).

“Los personajes saramaguianos son agentes particulares que no reproducen mecánicamente la realidad social.” coincide con Dora en que “la literatura engloba a las otras disciplinas.” (Cristina Etchegorry, Lic. en Ciencia Política, profesora de sociología en la Universidad Católica de Córdoba. Expositora en el III Foro, el título de su ponencia: La imaginación sociológica de Saramago: ensayo sobre la responsabilidad de ver. Lectora de José Saramago que en sus clases de sociología da a leer sus novelas como un paso necesario para comprender al sociedad en que vivimos, este año fue alumna de la Cátedra Libre José Saramago).

“En Historia del Cerco de Lisboa se desplaza la Historia y queda la historia de amor, como una forma de mirar el pasado desde una transgresión y poner en duda la verdad histórica. Aristóteles señaló que “las moscas tienen 4 patas” cuando sabemos que tienen 6. Pero la palabra del maestro es más verdad que la realidad. La verdad que triunfa es la de los libros, cuando en realidad la construcción histórica tiene que ver con otros discursos sociales.” (Matías Omar Ruz, sacerdote de la diócesis de Córdoba, Licenciado en Filosofía y en Teología. Expositor en el III Foro, su ponencia lleva por título: Cepillar la historia a contrapelo. Paralelismos entre Walter Benjamin y José Saramago).

Matías Omar Ruz dijo una frase que me cautivó, no sé si es de él o la tomó de algún lado, pero aquí va: “la verdad es un complejo entramado de significaciones, es una sinfonía.”

Nicolás Abadie señaló: “los personajes saramaguianos son símbolo del individuo inmerso en la posmodernidad.” (Nicolás Abadie es licenciado en Letras Modernas en la Universidad Nacional de Córdoba y Magister en literatura mexicana. Expositor en el III Foro).

“La presencia de Suhbro conduce físicamente al elefante y metafóricamente a muchas de las reflexiones de Saramago respecto de los conflictos religiosos de la época.” Tomado de la ponencia A viagem do elefante de José Saramago: una metáfora de la vida de Maria Luiza Guarnieri Atik y Ana Lúcia Trevisan de la Universidad Presbiteriana Mackenzie. Maria Luiza, que fue quien viajó, es Doctora en letras por la Universidad de San Pablo, profesora de la Universidad Mackenzie e investigadora en temas de Literatura brasileña contemporánea, y de literatura y pintura.

“Necesitamos cuentos porque alrededor de ellos organizamos nuestras vidas,” dijo Sabrina Rizzo, integrante del equipo saramaguiano y profesora en la Cátedra Libre José Saramago, al responder a una pregunta del público acerca de su ponencia titulada: El medioevo en las voces de un mentiroso y un corrector. Umberto Eco y José Saramago. Sabrina tomó para su trabajo el Baudolino de Eco y la Historia del Cerco de Lisboa. Expositora en el III Foro.

A cargo de la primera mesa estuvo la Dra. Helena Bonito Couto Pereira de la Universidad Presbiteriana Mackenzie quien presentó un excelente trabajo sobre Ensayo sobre la ceguera relacionando el libro y la película. En su comunicación, acompañando su análisis, estuvieron presente fragmentos del libro, leídos por Miguel Koleff, y escenas de la película. Helena señala en su exposición “Mi objetivo es apreciar el valor estético e ideológico de las dos producciones e intentar identificar en las película, cualidades que, no siendo las mismas porque se trata de mediaciones diferentes, son equivalentes a las del libro.” Helena Bonito es Doctora en letras, vice-rectora de extensión y profesora adjunta de la Universidad presbiteriana Mackenzie y dirige el equipo de investigación “Literatura en el contexto posmoderno” en la Universidad Mackenzie. Ponente en el III Foro con su trabajo: Ceguera blanca en libro y filme: la denuncia de las visiones turbias.

A partir del II foro nos han asombrado las reflexiones de los jóvenes, que no faltaron tampoco en esta oportunidad. Van aquí algunos ejemplos de las voces jóvenes que poblaron este tercer encuentro:

“Mientras fui escribiendo este trabajo comencé a imaginar posibles líneas de continuidad. Por un lado podría seguir leyendo otras novelas del autor en busca de nuevas frases e ideas que aludan al tema (…) [buscar] citas que confirmen o, porqué no, desmientan las reflexiones alcanzadas hasta ahora.” Esto dice Florencia Zubieta en la conclusión de su ponencia titulada: Los nombres según un hombre. algunas reflexiones en torno a los nombres (propios) en la literatura de José Saramago. Florencia tiene 26 años, es Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de La Plata, Bs. As. y actriz de la Comedia de la Pcia. de Bs. As. En diálogo informal durante uno de los intervalos pregunté a Florencia el porqué de leer a Saramago y ella me dijo: “Viste que uno lee de todo, siempre me gustó leer y, bueno encontré mi autor: es Saramago.”

“Saramago nos deja a nosotros, ciudadanos de cualquier capital del mundo, la responsabilidad de la elección no desde el voto sino desde (…) la realidad. Es indudable que el gran acertijo de este libro pasa por diferenciar si ese fantasma del voto “blanquero” puede ser parte de un cambio [real] o de un cambio para que nada cambie.” Es una de las conclusiones de Paula García Veritá, Licenciadad en relaciones Internacionales y magister en Administración de Empresas. Paula tiene 29 años y se mostró muy contenta de compartir con el equipo saramaguiano y los asistentes al foro su trabajo titulado: Saramago y la democracia, un campanazo al despertar ciudadano.

Pin It on Pinterest

Share This