Jorge Semprún

fjs“He perdido mis certidumbres pero conservo mis ilusiones”
Esta frase, pronunciada hace un año por Jorge Semprún en su casa de París, ya gravemente enfermo, es la que define su vida. En cada momento fue lo que su conciencia le dictaba. Pasó por el exilio de la España de Franco, por un campo de concentración, se hizo comunista, luego se definió socialista, siempre antifascista, siempre preocupado por los brotes de racismo y hasta neonazis que apreciaba en Europa, su continente. Español y francés, escritor y militante, ministro de cultura o articulista, nunca perdió de vista que la la libertad es necesaria para vivir, como el respeto, la igualdad y la cultura. Nunca se quedó a medio camino. Ni cuando abandonó el Partido Comunista ni cuando dejó de ser ministro con el gobierno socialista. No se cansaba, pensaba que su lugar era otro. Y los fue buscando con sus únicas herramientas: la inteligencia, la sensibilidad, la decencia. Muchos no le entendieron, pero no importa: así que pase el tiempo se sabrá que a veces los antagónicos pueden tener razón. Jorge Semprún, alias Federico Sánchez, ha muerto. Hoy la izquierda ha perdido un militante, la cultura un creador, Europa un pensador necesario. Y todos hemos perdido un hombre que se enfrentó a todos los monstruos que el siglo XX generó. Al final sabemos que no perdió las ilusiones porque renovaba las certidumbres necesarias para seguir caminando.

Pin It on Pinterest

Share This