Mario Vargas Llosa, Prémio Nobel de Literatura 2010

fjs

“Mario, para lo único que tú sirves es para escribir”

El Premio Nobel de Literatura habla ante la Academia Sueca.
Entre lágrimas y ovaciones, el escritor hispano-peruano hace una autobiografía conmovedora

Mario Vargas Llosa ha convertido una carta de batalla sobre su vida y su vocación literaria en un discurso que le hizo llorar a él mismo cuando abordó la figura de su mujer, Patricia. “El Perú es Patricia, la prima de naricita respingada y carácter indomable con la que tuve la fortuna de casarme hace 45 años”. Ahí el Nobel, que había recorrido en su discurso su descubrimiento de la lectura a los cinco años, sus lecturas de poemas con su madre, los libros de Flaubert y Faulkner, la política, los nacionalismos y otros fanatismos, así como la decepción ante la Revolución Cubana y otros acontecimientos que marcaron el siglo XX, prorrumpió en lágrimas y ya leyó, interrumpiéndose a sí mismo con la voz quebrada por la emoción, todo un párrafo de homenaje a su familia: “Sin ella mi vida se hubiera disuelto hace tiempo en un torbellino caótico y no hubieran nacido Álvaro, Gonzalo, Morgana, ni los seis nietos que nos prolongan y alegran la existencia. Ella hace todo y todo lo hace bien”.

Totalmente repuesto de una afonía, pero con los efectos aún del hematoma que le causó ayer una caída, Vargas Llosa ha ofrecido hoy su discurso titulado Elogio de la lectura y la ficción ante la Academia Sueca en el marco de la ceremonia de entrega del Premio Nobel de Literatura de 2010. El escritor ha comenzado a hablar a las 17.33 y ha acabado 48 minutos más tarde.

Ese momento emocionante de su discurso se reflejó en su mujer, sus hijos, sus parientes cercanos, sus nietos, su agente literaria, Carmen Balcells, su traductor al sueco, Peter Landelius, todo el mundo lloró al mismo tiempo que Vargas Llosa. Su discurso, dijo su compañero de pupitre en los años cuarenta de Lima, José Miguel Oviedo, fue “el discurso”; Balcells nos dijo “es la mejor manera de terminar mi vida”; la agente literaria que descubrió a Mario hace 50 años se secaba las lágrimas al final del acto más emotivo de su relación con el autor de La Casa Verde.

Su hijo Álvaro, de los pocos que había leído el discurso de su padre, nos dijo que en esta alocución del Nobel “está el espejo de su alma, la esencia de Mario Vargas Llosa, su pensamiento ético y también su estatura sentimental”. Patricia no conocía el discurso; lo escuchó esta noche por primera vez. “Está conmovida hasta los huesos”, ha dicho Álvaro. “Ahora ya ve que son obvias las razones por las que mi padre no se lo dejó leer”.

Ese párrafo va a marcar ahora la historia de un discurso que por otra parte constituye la explicación más breve pero también más emocionante de la trayectoria de Mario Vargas Llosa. El escritor, que esta noche se sorprendía a sí mismo de haber llorado (“¡Yo que nunca lo hago!”), explicó que “igual que escribir, leer es protestar contra las insuficiencias de la vida”; “que la vida de la fantasía es más rica que la de la rutina cotidiana…”. Reconoció que el espanto de nuestra época es el fanatismo, los terroristas suicidas, la multiplicación de armas de destrucción masiva: “Enfrentándonos a los fanáticos homicidas defendemos nuestro derecho a soñar y a hacer nuestros sueños realidad…” Expresó su decepción “del estatismo y el colectivismo”; “mi tránsito hacia el demócrata y el liberal que soy -que trato de ser- fue largo, difícil, y se llevó a cabo despacio y a raíz de episodios como la conversión de la Revolución Cubana, que me había entusiasmado al principio, al modelo autoritario y vertical de la Unión Soviética”.

Contó como descubrió a América Latina en París, leyendo a Borges, a Paz, a Cortázar, a García Márquez, a Fuentes, a Cabrera Infante, a Rulfo, a Onetti, a Carpentier, a Edwards, a Donoso y a muchos otros. Expresó su esperanza de que ahora América Latina deje “por fin de ser el continente del futuro y pase a serlo del presente”. Explicó que no se siente extranjero en ningún sitio: “Quiero a España tanto como al Perú y mi deuda es tan grande como el agradecimiento que le tengo”. “Jamás he sentido la menor incompatibilidad entre ser peruano y tener un pasaporte español porque siempre he sentido que España y el Perú son el anverso y el reverso de una misma cosa, y no sólo en mi pequeña persona, también en realidades esenciales como la historia, la lengua y la cultura”.

Abominó de los nacionalismos; mostró su convicción de que la emancipación de los indígenas americanos “sigue siendo una asignatura pendiente” y que “no hay una sola excepción a este oprobio”; y, en fin, el Nobel agradeció a amigos como Carlos Barral y Carmen Barcells y a tantos otros “que se desvivieron porque mis historias tuvieran lectores”.

“Escribir es una manera de vivir”

Entre los asistentes a la ceremonia, además, estuvieron su amigo el artista peruano Fernando de Szyszlo. También ha acudido toda su familia, incluidos sus nietos adolescentes, así como la ministra de Cultura de España, Ángeles González Sinde, el de Perú, Juan Osio, y la directora del Cervantes, Carmen Caffarel. También estuvieron presentes la mayoría de sus editores extranjeros y su editora en lengua española, Pilar Reyes, directora de Alfaguara.

Expresó su amor a Barcelona -donde vivió cinco años a comienzos de los años setenta- y a España y, como no, a Perú: “El Perú es para mí una Arequipa donde nací pero nunca viví, una ciudad de mi madre, mis abuelos y mis tíos me enseñaron a conocer a través de sus recuerdos y añoranzas…” y por esa vía Vargas Llosa, desde “el paraíso de la infancia” desembocó en ese párrafo que le hizo llorar: “El Perú es Patricia”. Patricia, la prima “tan generosa que, hasta cuando cree que me riñe, me hace el mejor de los elogios: ‘Mario, para lo único que tú sirves es para escribir'”. Una ovación tremenda alivió al Nobel de sus lágrimas.

Más adelante dijo con Flaubert: “Escribir es una manera de vivir”. De eso trató su discurso. Y una última recomendación: “La nuestra será siempre, por fortuna, una historia inconclusa. Por eso tenemos que seguir soñando, leyendo y escribiendo, la más eficaz manera que hayamos encontrado de aliviar nuestra condición perecedera, de derrotar la carcoma del tiempo y de convertir en posible lo imposible”. Ovación, con todos de pie. Abrazos entre lágrimas. Reconocimiento muy merecido.

Juan Cruz, en El País

fjs

Elegio de la lectura y la ficción
Leer el discurso de Vargas Llosa

*

fjs

07/10/10

Saramago y Vargas Llosa son dos nombres singulares de la literatura contemporánea, dos hombres curiosos a los que la palabra indiferencia se les había caído de sus diccionarios desde que empezaron a pensar y descubrieron que con la razón en movimiento se destierra la pereza intelectual que tantos males genera y se construyen nuevas galaxias, con los planetas necesarios para que quepan las imaginaciones de cada lector. Dos hombres libres, expuestos, arriesgados. Dos grandes escritores de dos grandes lenguas. Dicen que debemos felicitarlos porque ambos han obtenido, uno hoy, otro en 1998, el Premio Nobel de Literatura, pero, modestamente, pienso que hay que felicitar a la Academia Sueca por haber sabido distinguir a hombres excepcionales, que escriben libros que nos desvelan el mundo. Cada uno desde su peculiar visión, cada uno con su estilo, su bagaje, su propias vidas, hechas, tal vez y como dijo el poeta, con golpes y con versos, pero construidas, al fin y  al cabo, desde el empeño singular que es la creación, esa cosa mágica que nos permite a los lectores sentirnos distintos, con más peso específico, más altos, mejores.

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010. Era la noticia que los amantes de los libros esperábamos, por eso, tras felicitar a la Academia, debemos felicitarnos a nosotros mismos. Felicidades, pues, a todos los lectores.

Pilar del Río

fjs

*

“Conjuros” por el Nobel

La viuda del escritor portugués José Saramago, Pilar del Río, hizo un conjuro por las librerías a favor de Mario Vargas Llosa, a quien la Academia Sueca otorgó hoy el Nobel de Literatura, contó el autor colombiano Héctor Abad Faciolince.

El colombiano explicó en una entrevista con la cadena bogotana Caracol Radio que Pilar del Río lo invitó por escrito hace cuatro días para que la acompañara en esta campaña.

“Me dijo que ella estaba haciendo un conjuro por las librerías de Venecia, y era que estaba pasando sus dedos, las yemas de sus dedos, por encima del lomo de los libros de Vargas Llosa para que esta vez, finalmente, sí le dieran el Premio Nobel”, dijo Abad Faciolince.

La viuda de Saramago “me invitó a que yo hiciera lo mismo”, agregó el escritor colombiano, que fue contactado por la radio en Madrid, adonde viajó invitado por la organización del festival VivAmérica, que él inauguró el pasado martes.

El autor de “El olvido que seremos” aceptó la invitación de quien fuera la esposa del portugués, Nobel de Literatura 1998 y fallecido el pasado junio. “Yo pasé por la Librería Machado, aquí de Madrid, y, sin que nadie me viera, pasé también las yemas de los dedos por el lomo de los libros de Vargas Llosa a ver si se hacía justicia”, continuó el autor colombiano, para quien “parece que la brujería de Pilar del Río surtió efecto”.

En su decisión, la Academia Sueca explicó que concedía el Nobel de Literatura a Vargas Llosa por su “cartografía de las estructuras del poder y aceradas imágenes de la resistencia, la rebelión y la derrota del individuo”.

El autor peruano “es un hombre de una inteligencia apabullante”, subrayó el escritor colombiano, y apuntó que cree que el Nobel de Literatura de 2010 “no podría quedar en mejores manos”.

*

Parabéns, Mario Vargas Llosa

A Academia Nobel destacou, na obra de Vargas Llosa, “a sua cartografia das estruturas do poder e as suas afiladas imagens da resistência, rebelião e derrota do indivíduo”

*

Biografía

Jorge Mario Pedro Vargas Llosa nació un domingo 28 de marzo de 1936 en la ciudad de Arequipa (Perú). Sus padres, Ernesto Vargas Maldonado y Dora Llosa Ureta, ya estaban separados cuando vino al mundo y no conocería a su progenitor hasta los diez años de edad.

Estudia la primaria hasta el cuarto año en el Colegio La Salle de Cochabamba en Bolivia. En 1945 su familia vuelve al Perú y se instala en la ciudad de Piura, donde cursa el quinto grado en el Colegio Salesiano de esa ciudad. Culmina su educación primaria en Lima e inicia la secundaria en el Colegio La Salle.

El reencuentro con su padre significa un cambio en la formación del adolescente, que ingresa al Colegio Militar Leoncio Prado de Lima, en el cual sólo estudia el tercer y cuarto año; sin embargo, termina la secundaria en el Colegio San Miguel de Piura.

En 1953 regresa a Lima. Ingresa a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde estudia Letras y Derecho. Su opción no fue aceptada por su padre, por lo que fue una etapa sumamente difícil, más aún cuando a los dieciocho años decide contraer matrimonio con su tía política Julia Urquidi, lo que aumentó sus urgencias económicas. Paralelamente a sus estudios desempeña hasta siete trabajos diferentes: redactar noticias en Radio Central (hoy Radio Panamericana), fichar libros y revisar los nombres de las tumbas de un cementerio, son algunos de ellos. Sin embargo, sus ingresos totales apenas le permitían subsistir.

En 1959 parte rumbo a España gracias a la beca de estudios “Javier Prado” para hacer un doctorado en la Universidad Complutense de Madrid; así, obtiene el título de Doctor en Filosofía y Letras. Luego de un año se instala en París.

Al principio su vida en la ciudad de la luz transcurre entre la escasez y la angustia por sobrevivir, por lo que acepta trabajos que, o bien lo mantenían en contacto con su idioma a través de la enseñanza (fue profesor de español en la Escuela Berlitz), o le permitían trabar amistades literarias, como cuando fue locutor en la ORTF francesa o periodista en la sección española de France Presse.

Los esfuerzos por llevar a cabo su vocación literaria dan su primer fruto cuando su primera publicación, un conjunto de cuentos publicados en 1959 con el título Los jefes, obtiene el premio Leopoldo Arias. Anteriormente había escrito una obra de teatro, el drama La huída del Inca.

En 1964 regresa al Perú, se divorcia de Julia Urquidi y realiza su segundo viaje a la selva donde recoge material sobre el Amazonas y sus habitantes.

Viaja a La Habana en 1965, donde forma parte del jurado de los Premios Casa de las Américas y del Consejo de Redacción de la revista Casa de las Américas; hasta que el caso Padilla marca su distanciamiento definitivo de la revolución cubana en 1971.

En 1965 se casa con Patricia Llosa. De la unión nacen Álvaro (1966), Gonzalo (1967) y Morgana (1974). En 1967 trabaja como traductor para la UNESCO en Grecia, junto a Julio Cortázar; hasta 1974 su vida y la de su familia transcurre en Europa, residiendo alternadamente en París, Londres y Barcelona.

En Perú, su trayectoria sigue siendo fructífera. En 1981 fue conductor del programa televisivo La Torre de Babel, transmitido por Panamericana Televisión; en 1983, a pedido expreso del presidente Fernando Belaúnde Terry, preside la Comisión Investigadora del caso Uchuraccay para averiguar sobre el asesinato de ocho periodistas.

En el ´87 se perfila como líder político al mando del Movimiento Libertad, que se opone a la estatización de la banca que proponía el entonces presidente de la República Alan García Pérez.

El año 1990 participa como candidato a la presidencia de la República por el Frente Democrático-FREDEMO. Luego de dos peleados procesos electorales (primera y segunda vuelta), pierde las elecciones y regresa a Londres, donde retoma su actividad literaria.

En marzo de 1993 obtiene la nacionalidad española, sin renunciar a la nacionalidad peruana.

En la actualidad colabora en el diario El País (Madrid, España, Serie Piedra de toque) y con la revista cultural mensual Letras Libres (México D.F., México y Madrid, España, Serie Extemporáneos).

Los méritos y reconocimientos lo acompañan a lo largo de su carrera. En 1975 es nombrado miembro de la Academia Peruana de la Lengua y en 1976 es elegido Presidente del Pen Club Internacional. En 1994 es designado como miembro de la Real Academia Española.

Asimismo, ha sido Profesor Visitante o Escritor Residente en varias universidades alrededor del mundo, como en el Queen Mary College y en el King´s College de la Universidad de Londres, en la Universidad de Cambridge y en el Scottish Arts Council (Inglaterra); en el Washington State, en la Universidad de Columbia, en el Woodrow Wilson International Center for Scholars del Smithsonian Institution, en la Universidad Internacional de Florida, en la Universidad de Harvard, en la Universidad de Siracusa, en la Universidad de Princeton y en la Universidad de Georgetown (Estados Unidos); en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras (Puerto Rico); en el Wissenschaftskolleg y en la Deutscher Akademischer Austauschdienst (Berlín, Alemania), en la Universidad de Oxford, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (Santander, España), en la Universidad Rey Juan Carlos (Aranjuez, España); entre otras.

Por otro lado, ha participado como jurado en los siguientes eventos:

“Premios Casa de las Américas”, La Habana, Cuba (1965); “Festival de Cine Iberoamericano de Huelva” (1995), donde ocupa el cargo de Presidente del Jurado; “Premio Miguel de Cervantes”, España (1998 y 1999); y “ECHO Television & Radio Awards” (1998); “Festival Internacional de Cine de San Sebastián”, España (2004), donde ocupa el cargo de Presidente del Jurado.

Las siguientes obras forman parte de su vasta producción literaria:

La huída del Inca, pieza de teatro (1952); El desafío, relato (1957); Los jefes, colección de cuentos (1959); La ciudad y los perros, novela (1963); La casa verde, novela (1966); Los cachorros, relato (1967); Conversación en La Catedral, novela (1969); Carta de batalla por Tirant lo Blanc, prólogo a la novela de Joanot Martorell (1969); Historia secreta de una novela, ensayo (1969); García Márquez: historia de un deicidio, ensayo literario (1971); Pantaleón y las visitadoras, novela (1973); La orgía perpetua: Flaubert y Madame Bovary, ensayo literario (1975); La tía Julia y el escribidor, novela (1977); La señorita de Tacna, teatro (1981); La guerra del fin del mundo, novela (1981); Entre Sartre y Camus, ensayos (1981); Kathie y el hipopótamo, teatro (1983); Contra viento y marea, ensayos políticos y literarios (1983); Historia de Mayta, novela (1984); La suntuosa abundancia, ensayo sobre Fernando Botero (1984); Contra viento y marea, volúmenes I (1962-1972) y II (1972-1983), (1986); La Chunga, teatro (1986); ¿Quién mató a Palomino Molero?, novela policial (1986); El hablador, novela (1987); Elogio de la madrastra, novela (1988); Contra viento y marea, volumen III (1983-1990), (1990); La verdad de las mentiras, ensayos literarios (1990); A Writer’s Reality, colección de conferencias dictadas en la Universidad de Siracusa (1991); Un hombre triste y feroz, ensayo sobre George Grosz (1992); El pez en el agua, memorias (1993); El loco de los balcones, teatro (1993); Lituma en los Andes, novela (1993); Desafíos a la libertad, ensayos sobre la cultura de la libertad (1994); Ojos bonitos, cuadros feos, obra dramática para radio (1994); La utopía arcaica, José María Arguedas y las ficciones del indigenismo, ensayo (1996); Making Waves, selección de ensayos de Contra viento y marea, publicado sólo en inglés (1996); Los cuadernos de don Rigoberto, novela (1997); Cartas a un joven novelista, ensayo literario (1997); La fiesta del Chivo, novela (2000); Nationalismus als neue Bedrohung, selección de ensayos políticos, publicado sólo en alemán (2000); El lenguaje de la pasión, selección de artículos de la serie Piedra de toque (2001); El paraíso en la otra esquina, novela (2003); Diario de Irak, selección de artículos sobre la guerra en Irak (2003); La tentación de lo imposible, ensayo sobre Los Miserables de Victor Hugo (2004); Un demi-siècle avec Borges, entrevista y ensayos sobre Borges, publicado sólo en francés (2004); Mario Vargas Llosa. Obras Completas, Vol. III Novelas y Teatro (1981-1986), (2005); Dictionnaire amoureux de l’Amérique latine, ensayos publicado solo en francés, (2005); Israel/Palestina. Paz o guerra santa, recopilación de artículos, (2006); Travesuras de la niña mala, novela, (2006); Odiseo y Penélope, teatro (2007) y Diálogo de damas, poemas relacionados con las esculturas de Manolo Valdés, Aeropuerto Barajas de Madrid (2007).

Sus obras han sido traducidos al francés, italiano, portugués, catalán, inglés, alemán, holandés, polaco, rumano, húngaro, búlgaro, checo, ruso, lituano, estonio, eslovaco, ucraniano, esloveno, croata, sueco, noruego, danés, finlandés, islandés, griego, hebreo, turco, árabe, japonés, chino, coreano, malayo y cingalés.

Pagina Web de Mario Vargas Llosa

*


Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura
(Especial El País)

*

Mario Vargas Llosa é o Prémio Nobel de Literatura
(Especial Público – Portugal)

*

Mario Vargas Llosa gana el Premio Nobel de Literatura 2010
(Especial Público – Espanha)

*

Nunca más tendremos que responder la pregunta incómoda ¿Por qué no se le ha dado el Nobel?
(Entrevista con el hijo de Mario Vargas Llosa y Pilar del Río – Radio Caracol, Colombia)

Pin It on Pinterest

Share This