Primero el ritmo, luego la polí­tica

Eran las 2 de la tarde (seis horas después en España), y atrás quedaban meses de tensiones y desgastadoras batallas extra musicales. Frente al escenario blanco, montado en el mismo lugar donde hace 11 años al Papa Juan Pablo II pidió “que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba”, una masa de más de un millón de jóvenes cubanos parecía un único y gigantesco animal hambriento de espectáculo.
fjs

Se palpaba la energía y la emoción. Era algo que los cubanos necesitaban hace mucho tiempo. Nada más sonar el primer bongó de la Tañón , Yoraidis, una estudiante situada en primera fila, espetó a este corresponsal: “Chico, no seas ‘pesao’: mejor mover el culo que hablar de política”. Buen resumen de la situación nada más comenzar… Leer artículo completo en El País.

 
Fuente: El País.

Pin It on Pinterest

Share This