Ultimas noticias del Sur, del autor chileno Luis Sepúlveda y del fotógrafo argentino y colaborador de la Fundación, Daniel Mordzinski

Últimas noticias del Sur (Espasa) no es un libro de viajes. Es un recorrido de anécdotas y vivencias, una lección de vida contada por la pluma del escritor chileno Luis Sepúlveda e ilustrada con la cámara del argentino Daniel Mordzinski, también conocido como el fotógrafo de los escritores. Es un cuaderno de bitácora donde se narran las aventuras de dos amigos que un día decidieron hacer un viaje por la Patagonia argentina. El viaje comenzó en 1996 con la primera visita al sur del país, y se transformó en páginas sin querer. “El libro empezó a ser algo vivo en las conversaciones con la familia y los amigos que, casi sin excepciones, pedían que lo escribiera”, explica Sepúlveda. Cuatro años más tarde hicieron un segundo viaje a la Patagonia, y volvieron con más fotos y con más historias. Pero Sepúlveda no terminaba de estar satisfecho. Faltaba algo que no encontraría hasta su tercer viaje, en 2001: “Esta vez cruzamos a la Tierra del Fuego y, al regresar, supe lo que faltaba: el mundo austral había cambiado mucho y nosotros habíamos sido testigos de los últimos días de una forma de ser, de una forma de relacionarse, de una sociabilidad y hasta de una cierta inocencia terriblemente violentada por un sentido de propiedad o de despropiedad, que para las gentes del sur del mundo era extraña, incomprensible, cruel. Entonces decidí dejar reposar esas historias en mi memoria, que se decantaran, que respiraran, y pensé que la escritura debía ser la de una novela, la novela de un lugar y sus últimas noticias”.

Sepúlveda decidió seguir al pie de la letra la teoría de Julio Cortázar sobre lo absurdo de buscar historias. “Nosotros simplemente nos movíamos, hablábamos con la gente y las historias aparecían solas, pidiendo ser contadas”. Las páginas del libro cuentan historias de personas, de sabios y de viejos. Sobre todo de viejos. Cuenta la historia de doña Delia Rivera de Cossío, una anciana de 95 años. Esa mujer marcó a Sepúlveda: “Nunca antes conocí a una persona que, pese a su vida dura, durísima, no albergaba ningún rencor ni culpaba al destino a la mala suerte por esa dureza. Doña Delia tenía las cosas claras y estaba en paz con la vida”. Daniel Mordzinski también confiesa que el de doña Delia fue para él muy dificil de hacer: “Tuve recelos ante la idea de desnudara ojos del mundo exterior el rostro de esa ancianita maravillosa llena de arrugas, son rostros protegidos por la distancia, por el olvido del mundo contemporáneo. Y se me hacía raro pensar que podrían pasar a estar en manos de cualquier persona, no necesariamente respetuosa con ese limbo de atraso, dignidad, inocencia y magia que es la Patagonia”.

El libro cuenta la historia de mitos del sur de América, como Martin Sheffield, el sheriff de la Patagonia; la historia de cómo un grupo de mecánicos del Patagonia Express en paro consiguieron burlar a los gringos y poner el tren en marcha para que el fotógrafo fotografiarlo, y el escritor pudiera contarlo. Mordzinski no ha conseguido todavía borrar el recuerdo de algún personaje, como Pedro Cifuentes, Pedro Patagonia. “Él representaba a la perfección la dignidad del olvido en que está sumida la Patagonia, indiferente al curso de la historia, del ruido, del capitalismo y las tecnologías”, explica el fotógrafo.

Cada historia, cada personaje de Últimas noticias del Sur, es una inyección de optimismo y un retrato de la belleza vital. Las fotografías de Mordzinski, tomadas con una Leica M6, una Canon F1 y la Polaroid, lo que él llama “el armamento convencional”, encajan como un puzle con las palabras de Sepúlveda porque, como dice él mismo en el libro, son socios. “Nunca hablamos de trabajo, yo sé perfectamente que Daniel me enviará la foto precisa y él sabe que mi texto considera sus fotos como parte de la gramática de lo que quiero contar. Trabajar con Daniel acerca, atrae las historias, porque su respeto hacia la gente obtiene siempre una recompensa: la confianza”. La edición de tapa dura con las fotografías en blanco y negro ha conseguido lograr el objetivo de este viaje que era, según el chileno, “superar una relación de eterno concubinato texto-fotografía” que les había llevado a recorrer juntos el mundo durante media vida.

Sea cual fuere el objetivo perseguido, el resultado es un libro de relatos y retratos apasionante, del que su autor está satisfecho, y con esto basta: “En Italia lo consideran un intenso libro de poesía, en Portugal opinan que es una tierna novela. A mí me agrada pensar que es un libro escrito con toda la pasión con que me gusta escribir”.

Fonte: El País

Daniel Mordzinski

 

Pin It on Pinterest

Share This