Cartas desde Bogotá, I

Bogotá es demasiado grande para decir que se siente la presencia de Portugal, y sin embargo, se siente. Por supuesto, los escritores que van llegando no han tomado las calles, no desfilan marciales, la ciudad no está plagada de carteles de bienvenida, pero los medios de comunicación colombianos, todos, sí están dado cuenta de esta embajada variopinta que son los escritores, gente que no se preocupa de fórmulas, que no se engalana por fuera, que a veces parecen como ausentes y son, ya lo sabemos, la mayor fuente de energía de que dispone cada país, cada cultura.

El acercamiento de Portugal a Colombia tiene objetivos claros: abrir vías de negocios, salidas económicas necesarias. Colombia es un país emergente, con muchas posibilidades ahora que parece estar ganando la batalla a las dos grandes lacras que sufría, el narcotráfico y la guerrilla. Eso se sabe en Europa, de ahí la necesidad de venir y hacerlo con la mejor cara. Que es, para un país tan culto y que tanto valora las letras y las expresa de forma tan honda como dulce, la literatura. Por eso, aceptar la invitación y traer “Un mar de libros” a esta ciudad es una decisión inteligente. Y cuando se apaguen los focos y los medios dejen de hablar de la Feria, en los lectores y espectadores quedará la memoria de un pequeño país europeo con una gran constelación de escritores. También en las librerías, cuando pase la fiesta, se seguirán encontrando títulos antes desconocidos y nombres de poetas o narradores o ensayistas que escriben en portugués paro ahora, por la dinámica de la feria, pueden ser leídos, y bien, en español. El pabellón de Portugal se inaugura hoy día 17 de abril con una intervención del escritor Vasco Graça Moura, una exposición infantil, otra sobre arquitectura y un concierto de Raquel Tavares. Mañana 18 empezará el trajín maravilloso, miles de personas moviendo libros, acariciándolos, yendo de un acto a otro, tropezando, sintiéndose perdidas o por fin encontradas en los recodos de libros que son ideas y sentimientos. De esos encuentros se irá dando noticias en estas cartas a los lectores, los de Portugal, los de Colombia o los de cualquier otro lugar del mundo que accedan a esta página de la Fundación José Saramago: sin lectores, y sin reconocer el papel fundamental de quienes leen, nada de esto tendría sentido. Para quienes se acerquen a la información que desde la Fundación iremos recopilando y ofreciendo, gracias. A los colombianos que organizaron la FILBO, felicidades, a los escritores que navegan y hacen navegar, los mejores deseos. Entre todos seguiremos intentando que esto, el planeta, sea algo más que la catástrofe que algunos generan y desarrollan con tanta fuerza y pertinencia. Pero de esos no hablaremos, bastante tenemos con sufrirlos. Aquí y ahora son las ideas lo que prima porque las buenas ideas es lo único que tenemos para contrarrestar el caos.

Pilar del Río

Pin It on Pinterest

Share This